Philippe Halsman, una mirada surrealista

Philippe Halsman es uno de los más grandes fotógrafos de la historia, un verdadero revolucionario. Nació en Riga, Letonia, en 1906 y comenzó estudiando ingeniería en la ciudad de Dresde en Alemania.

Cuando tenía 22 años de edad un desafortunado suceso marcó su vida. Mientras excursionaba junto a su padre las montañas tirolesas, su progenitor se despeñó y perdió la vida. Al no constatarse ningún tipo de pruebas las autoridades infectadas del antisemitismo que flotaba en Centroeuropa los declararon culpable y mandaron encarcelar.

Tras dos años tras las rejas un grupo de intelectuales (Thomas Mann, Freud y Einstein, entre otros) presionaron para que recupere la libertad.

En los años 40 y 50 sus divertidos retratos de las celebridades del momento lo dotaron de una importante fama mundial. Personajes del ámbito de la política, el arte, el espectáculo, la ciencia, etcétera, posaron ante su objetivo para realizar algunas de las fotografías más reconocidas de la historia.

El mayor éxito de Halsman llegó con su técnica denominada ‘saltología’. Consistía en capturar a los protagonistas de la toma fotográfica realizando saltos.

Sobre esta extraña manera de captar a sus modelos, Halsman explico en el prefacio de su libro Jump book: “En este punto, los lectores bien documentados (los que no lo son, se saltan las introducciones) se preguntarán: todos estos saltos están bien, pero… ¿para qué sirven? […] Toda nuestra civilización, comenzando por nuestra temprana educación, nos enseña cómo disimular nuestros pensamientos. […] Todo el mundo lleva una armadura. Nos escondemos tras una máscara. […] Durante el salto, el sujeto, en un repentino arrebato de energía, se ve sobrepasado por la gravedad. No puede controlar sus expresiones, sus músculos faciales. La máscara cae. La verdadera personalidad se vuelve visible. Uno sólo tiene que atraparla con su cámara”.

Junto a Dalí mantuvo una relación de 30 años, de la cual tomaría la influencia surrealista de éste. Juntos dieron vida a una de las obras fotográficas más famosas de la historia, ‘Dalí Atomicus’ en 1948. En esta fantástica obra se puede ver al artista español suspendido en el aire entre gatos, sillas, un lienzo y agua flotando en el aire; realmente una imagen digna de una pintura surrealista que Halsman logró realizar con la propia realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: