Taisuke Mohri, el hiperrealismo en la #ilustración

Una de las características principales del arte es su capacidad para discernir la separación entre lo representado en la imagen y su existencia en la realidad. El espectador enseguida se da cuenta de que la imagen a la que se enfrenta no es real, sino una obra de arte que el artista ha querido plasmar.

Imagen

Sin embargo, en los “retratos agrietados” de Taisuke Mohri, la materia traiciona al espectador y participa de la ilusión de la obra artística y se convierten así en cómplice de la simulación. Estos retratos hiperrealistas creados a lápiz llevan encima una lámina de cristal agrietada, segmentando la imagen en trozos más o menos borrosos. Las grietas se convierten así en parte de la imagen, creando líneas en el propio cuadro.

 

Imagen

 

Si bien la representación es real y obtiene una presencia física, el contenido se dirige hacia la simulación y el reino de lo imaginario, confundiendo la forma en la que percibimos el presente y la realidad.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: